Mostrando entradas con la etiqueta Favoritos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Favoritos. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de enero de 2017

Oscuro reflejo

Siempre pido un descafeinado cuando me refugio en la cafetería. Una vez por semana de 7 a 8 de la noche, me gusta mirar mi reflejo en el café. Lo contemplo antes de beber un poco y luego escribo lo que vi en él... las hojas en mi libreta ya guardan bastante de lo que he mirado allí.

Yo, me pierdo y recuerdo, hallo todas las memorias entre mi caos ordenado.

Foto de lista con cosas por hacer para cambiar mi destino
"Lista de destino"

viernes, 23 de septiembre de 2016

Nunca dejas de danzar

Y yo lo hice igual, dancé con mi pluma por encima del papel. 
Cada paso lo convertí en una letra, 
plasmé sus huellas como se habrían marcado sobre la arena del mar.

Mi coreografía inspirada en la obra de un hombre y su retrato, 
nacida en sus dedos que danzaban a través del piano.

Sí. Es por Wilde que entendí nunca dejas de danzar, 
sólo lo haces con distinta parte del corazón.


viernes, 20 de mayo de 2016

La no cierta pero entretenida vida secreta del inigualable señorito Trisha Valladares Lopez, narrada por Sr Sol

La producción fue cancelada, por temas relacionados con el pago de regalías al socio mayoritario...
Foto de niño enojado con traje de negocios
" Trisha Valladares  - Versión hombre de negocios cuadrado"

¡¡Dije sí y ni modo!!
Palabras inmortales del infante...

jueves, 10 de diciembre de 2015

No soy escritor

Entre libros no vivo, entre letras deambulo.
Compiló caracteres sin sentido, 
los brindó en esas frases repletas de acepción.

No trazo las mentiras, genero fantasías. 
Si de verdades usualmente hablo quien me lee ya no las cree. 
Carezco de creatividad, con una realidad tan retorcida 
lo cierto en mí no aplica más que en la ficción de ti.

Fui falsedad. 
Derrotero carente de un destino claro. 
Profeta apócrifo que se atribuía la guía
hacia la redención interna.

Nunca eduqué, sólo mostré. 
De mí se aprendió poco o al menos lo que no hay que ser. 
Eso fui, ahora no más.

Cuando mis letras hablan los demás callan. 
Con poco ego o sin mucha estima, 
me lee quien se aburre de su vida.

Si se embisten con mi obra, lo sienten agresión 
cuando no estuvo designada en ellos. 
No lo busco para quien lo siente lo narro para mí.   

domingo, 3 de noviembre de 2013

Muerte de vida en púrpura

Siempre en su hora. La muerte fría arribaba una y otra vez al campo de batalla, la muy suspicaz, refrescante se hacía sentir después del calor de cada vivir. Pálida de rostro y colorada de mejillas, maquillada venía gustosa que hasta portaba su mejor piel.

No retardaba a cumplir su labor. No hacía más que desprenderla del cuerpo que sufría; por mis manos, por mis ansias, por mi sed. La postraba a desvanecer. Sus funciones del ser excluía, en su ausencia, ya sólo era carne y hueso... resultado inanimado, ofrecido en homenaje a mi habilidad corpórea.

Así, entre sonrisas cortantes de suspiros robados era arrebatada de mis brazos, aunque de vez en cuando de entre mis piernas también. Pero lo que la muerte más apetecía era llevarla con quejidos causados por aquel mi objeto, el muy punzocortante, mismo con el que apuñalé indiscriminadamente su vientre.

Todo marchaba, todo andaba como debía, pero el tiempo entrometido comenzó a apresurar, hacía presente cada vez más consecuencias como aquella rigidez de un cuerpo post mortem. Su apuñalado vientre ya dejaba correr bastante vida, ensuciaba mi cuerpo, lubricaba la herida. Sus ojos hundidos y sus labios aún bastante rojos la hacían lucir suspendida en otro plano. Retenida en la brecha entre mirada perdida y la ausencia de luz. La muerte había ganado.

Recostada e inerte frente a mí, su cuerpo sin ánima me hacía observarla. Contemplaba mi calmo trofeo, hasta que… lentamente se comenzó a mover, refutaba su quietud. Obstinado cadáver activo, pensé. Pero extrañamente no me sorprendió su volver, ya nos era un hábito común morir y despertar. Tan empedernida acción que la practicábamos en repetidas ocasiones, algo ya inherente a nuestro lazo afectivo.

De ahí, como inhumanos e incomprendidos fuimos juzgados únicamente porque al mismo instante, la gente solía llamarlo orgasmo. Sin caer en cuenta que para nosotros no lo era así, siempre fue algo más, siempre fue algo, estrechamente ligado a una extensa variedad de pulsiones. Algo fortuito, exacto, adictivo. Algo entendido singularmente por ella y por mí… sin nadie más, sólo perteneciente de ella y yo.


domingo, 14 de julio de 2013

Amante de ti

Corro a tu encuentro en nuestro lugar especial, aquel escondido entre los vinos de jerez. Al llegar, te
 hallo oculta ante la tenue luz de la habitación. Luces tan bien, tan pasiva, tan sensual, aguardando allí
 en silencio por mí.

Sin decir nada, me acerco a ti y acaricio suavemente tu esbelto cuello. Después, a través de un ligero
 sonar me invitas a deleitar lentamente el momento, y yo sin objeciones sucumbo a tus encantos, pues
 adoro todo en ti.

Adoro el color de tu piel, tan cristalina y caoba, aun mejor que el de la miel. Adoro tu suave aroma, ese
 perfume tuyo cual ahora es mi idioma. Adoro tu dulce sabor, el mismo libar delicado retenido en mis
 labios con fervor.

Y con sutiles palabras que recaen en fanatismo, defino a cada virtud de tu existir como una 
provocación abocada a mi sentir, que, inexplicablemente, eso de ti inherente a la pasión me enamora
y me incita... a serle infiel.


miércoles, 5 de diciembre de 2012

La dama dormida

Caminé hacia el mar, sabiendo que iba a encontrarla. No sabía como sería, pero al verla, entender que era ella se daría solo.

Crucé con cautela sobre la arena, paso a paso abandoné cada huella como rastro. Y no me apresuraba, no había razón, ella estaría ahí.

Deambulé por horas, el Sol caía en el horizonte, se hacía uno mismo con el océano. Fue que al llegar al borde visible en la bahía, me encontré frente a un muro de rocas.

Al verlas, tome la decisión de no detenerme, que algo dentro de mí necesitaba indagar, saber, descubrir, su lado opuesto antes de la luz del astro perder.

Escalé, piedra a piedra. Quería encontrar mi destino, allí, en ese justo instante, en ese preciso momento, sin postergar, pues el tiempo caía, apresuraba mis ansias.

Llegué a la cima y al fin la vi… musité su nombre sin siquiera conocerlo. Era ella, solo ella. Entonces descendí presuroso la pendiente, sin precaución, dispuesto únicamente a estar a su lado.

La miré fijamente y con afecto a los ojos, pude intuir que me esperaba. Quería mirarme antes de la Luna ascender, y yo, estaba ahí, total y absolutamente para ella.

Tomé a mi dama varada, mi dama casi dormida, la tomé con mis manos, y sin importar cuanto desbordara de mi piel, la abracé.

Se sentía tranquila, logró mirarme en los últimos instantes de la puesta cromática. El Sol se ocultaba, se llevaba con él sus suspiros. Los hacía más lentos, más profundos, más hermosos.

La tomé una vez más entre mis brazos, sin importar que desbordara de mi piel. Me preparé para dejarla ir, me preparé para aceptar que la brisa no cesaba de rogar su ser…

Antes de partir, abrió sus grandes ojos cristalinos. Pude reflejarme en ellos, supe que parte de mi moría con ella. Suspiró una última vez, llenó sus pulmones de aire, y cerró los ojos al partir con el ocaso…

Así fue la primera vez que vi a mi dama dormir, nunca olvidé su belleza. Sin ser más que un cetáceo varado después de la tormenta, resultaba todo para mí. Inmensa, majestuosa, perfecta, y al mismo tiempo, inerte.

Así fue que nunca dejó de despertar en mis sueños, realmente se quedó conmigo, y me dejaba verla dormir una y otra vez, antes de que yo despertara. Así fue, así fue…

sábado, 6 de octubre de 2012

Prisión de notas

Esa pieza no dejaba de sonar en mi cabeza a pesar de nunca antes haberla escuchado. Parecía tener vida propia, retumbaba una y otra vez con mayor intensidad. De pronto, la respiración comenzó a faltarme, conforme corría el tiempo se hacía más difícil retener el aíre en mis pulmones. Mi vista se nublaba, mis sienes y mi corazón palpitaban agresivamente. Fue inevitable lo que sucedió, apenas pude dar unos cuantos pasos más y me desvanecí frente a un pórtico.

Desperté y ella estaba ahí, justo delante de mí la más prestigiosa pianista. Me sonrió con ternura y pronunció en mi oído “te estaba esperando”. Una sensación paralizante se apoderó de mí, no supe qué pensar. En seguida ella me levantó para después colocarme frente a su piano y me dijo “toca, yo te diré las notas”.

Por extraño que fuera, comencé a seguir sus instrucciones. Plasmé cada nota que sus labios reclamaron hasta convertirlas en la más hermosa de las sonatas. Quede maravillado, era la misma melodía que retuve en mi mente, entonces supe que tendría que ser mía. Sin mayor preámbulo ella ofreció obsequiármela pero antes, necesitaba estar segura de mi compromiso con la pieza. Hicimos un pacto. . .

Dibujo de nota musical con colores de fondo

jueves, 2 de agosto de 2012

Benevolencia no de humanos

Justo antes de caer sin retorno, sucedió algo que le devolvió esa ilusión que había dejado morir.



-No tengas miedo, que estoy contigo.- fue lo que él dijo a través de su reverencia.



-¿Cómo puedo confiar en ti?- ella respondió temerosamente mientras miraba hacia el cielo.



-Soló hazlo... - y después de sus palabras, únicamente el silencio se hizo presente.





viernes, 6 de abril de 2012

Juramento de fe


Mi Dios, contigo siempre seré y en ti mi vida confío. Derramaré mi fe en tu causa, así como mi sangre de ser necesario. Desde las ruinas construiré tus dominios y entregaré mis manos a tu obra. Defenderé tu integridad por convicción, retribuiré tus dádivas y brindaré lo posible en mí, a ser lienzo de tus deseos.

Me opondré a lo bélico, y de ser inmerso en tiranía, mi única arma tangible será la tinta. Usaré tus palabras inequívocas como escudo, éstas, serán el resguardo de mis actos cuando marques mi destino incluso fuese así derrocar lo ya dicho en tu nombre.

Juro por encima de las almas en mi descendencia al igual que por todo aquello que da sentido a mi existir, que cumpliré con la razón por la que se me ha concebido nacer; servir a tu voluntad señor mio.

Si cumplo mi promesa no me desampares, escusa mis fallas y a cambio hazme ascender a tu lado en la gloria. Incondicionalmente, inquebrantablemente, lealtad a Ti, mi Dios.


"Ruinas de Fe"
Para mirar más fotos como esta vistia mi sitio web de fotografías de arte
 llamado FotosDeArteSrSol

jueves, 22 de marzo de 2012

A un año de la primer publicación


Todo empezó hace más de un año. Más o menos por febrero del 2011 fue que realice el primer escrito, que me permitió verter todo lo exterior dentro de un frasco de letras. Este escrito es titulado “Sueños delatantes”, donde expresé en aquel entonces, los trágicos días sin La chica del Sol Naciente. Definitivamente el escrito está depresivo a más no poder, si tienen curiosidad pueden leer el link que dejé arriba. A pesar de que fue escrito en febrero, no fue entonces si no hasta el 22 de Marzo que decidí crear un blog y publicar algo. Es aquí donde entra en juego mi segunda gran inspiración artística, pero antes de continuar, debo dejar explicito lo siguiente: la primera gran inspiración, fue la primer mujer que ame, con quien las cosas no terminaron bien y en su momento sufrí demasiado… no bromeo cuando digo demasiado. Retomando la segunda inspiración, esta le corresponde a una de mis mejores amigas, quien muchas veces a fungido como mi musa, Luna (Lucy o mi amiga de España o como sea que la ubiquen) ella me inspiró a crear mi escrito con mayor éxito “El chico que soñaba con alcanzar la Luna” honestamente esta no pertenece a mi género literario favorito pero aun así me gusta mucho, (es un tanto romántica y cursi). Con ella demostré que puedo hacer una historia fantasiosamente real, muy a mi estilo. Que por cierto ahora me doy cuenta, cumple con las especificaciones de una nueva doctrina artística que he decidido crear… por ahora no les diré más acerca de esto. Además ella es parte fundamental de la Odisea Astral.

El chico que soñaba… fue el hincapié para seguir creando nuevas historias cortas que me ayudaron a cambiar mi forma de ver la vida, estas son: “Castillo de sueños” léela que el final será lo mejor; “Dadivas de Ángel” descubrirás que el protagonista, no siempre es quien parece ser; y tan tan tan tannn “El cadáver que lloraba” Una linda pesadilla, con la cual tuve que exponer mi salud mental para transcribirla ;). Bueno, cuando termine de escribir la historia del chico y su luna, tenía que mostrársela a Luna, entonces justo en ese momento, vino a mi mente la idea de publicarla en un blog tal como lo hacia ella en el suyo (ella fue quien me mostro las cualidades que posee un blog en internet).

Otra cosa importante que resaltar a un año de la primera publicación, es que he estado escribiendo un libro titulado “Caras sin rostro” es gracias a este libro que yo mismo cree esta frase: “No me gusta lo que leo, por eso escribo” pero tome la decisión de detener su creación, puesto que deseo esté escrito de la mejor forma posible y aún necesito cultivarme mucho más.

Y como olvidar aquellos grandes consejos que me hacen crecer día a día, cuales hago mención en este articulo en motivo a darles las gracias por estar ahí conmigo.

“Deberías leer más,  te recomiendo diversos autores del modernismo… necesitas agrandar tu vocabulario.” - Princess Barrera (Cabe resaltar que ella es mi critica-asesora de arte oficial)

“Flaco!!! Si estas en un estado alterado y no puedes escribir, creo que podrías tomar una buena foto.” - Atenas Silva

“No pierdas ese toque obscuro e interesante, que atrae al lector a seguir leyendo de manera obsesiva” - Rubí Hernández

“Me gusto lo que escribiste, pero fallas mucho en los acentos.” - Jazmín Del Río Ortíz (Miren como su nombre lleva acento en todas las “ i ”)

Para terminar. Esta entrada la dedico a dos mujeres que influyeron mucho en mi forma de apreciar la vida. Por un lado esta Sayaka, quien ha sido la persona que más me ha enseñado, y aun sin su presencia no ha dejado de hacerlo. Por el otro lado tengo a mi gran compañera Luciana Galarza Blanco, ella es el astro que me ha acompañado a lo largo de muchos años, quien también alimento mis sueños de lograr lo imposible, y que a pesar de que nos hemos distanciado algo, sé que está aún ahí para mí.

Gracias por leerme todo este tiempo.
Ahora pagame con un comentario.

Atentamente: Sr Asdrubal


viernes, 24 de febrero de 2012

Con las pupilas dilatadas y los labios rojos


Cuando te miro a través del iris, veo algo más que sólo tu alma. Veo el vacío, resultado de tu pútrido ser, el cual me identifica y me hace desearte más. Puedo saber qué miras en mí, puedo saber que quieres obtener, tus ojos te delatan, te hacen traslucida ante esa ilusión por conseguirme. Y el abismo dentro de ti, contrasta lo que piensas, descara tus banas intenciones.

Me haces sonreír. No dejas de mirar mis labios, no dejas de tocar los tuyos. Escucho claramente como aumenta tu respiración mientras aprecio cómo tus caderas se manejan inconscientes, con el vaivén de mis palabras. Jugueteas con el rojo de tu pelo, me obligas a querer retener tu aroma y a recelar al viento; quien, posiblemente embriagado en tu perfume, se aleja egoísta. Y como acepto ante tus ojos que también te deseo, sé que imaginas lo que vendrá…  lo disfrutas desde ahora.

En serio me haces sonreír. Me haces sonreír porque me reflejo en tus pupilas. No quiero nada de ti, sólo necesito a esa vestimenta de piel que traes contigo. Sí esa, esa que es tan efímera, y que perderás mañana al despertar con los rayos del Sol. Esa misma piel, que estúpidamente cubres con maquillaje, que ocultas entre la tenue luz del lugar, y que necesita del alcohol en mi sangre para lograr su cometido. Sí, esa misma.

Vuelvo a sonreír y me tomo un instante para robarte el aliento, después me levanto y camino hacia ti extendiéndote mi mano. Mientras tanto la emoción te invade, muerdes tus labios cada vez más fuerte, agitas de nuevo tu cabello y descubres más el escote. Puedo sentir como recorres mi cuerpo con tus ojos, me desnudas de manera lujuriosa en tu mente… sabes que haré realidad tus fantasías.

Foto de labios rojos de mujer, con uñas y cabello rojo brillante
"Labios rojos"

¿Quieres una grado más de erotismo?
Pulsa aquí: Déjate perder

¿Prefieres el erotismos dulce e inocente?
Pulsa aquí: Besos de azúcar


Este relato es el que más me agrada dentro de los eróticos (no digo que sea el mejor que he hecho), y es porque tiene un rico trasfondo. Fue el parte aguas en la forma en que relato, el primer escrito con tintes libidos que publiqué para conservarlo en el blog, la combinación de lo obscuro y sexual. En general me agrada mucho.

domingo, 25 de diciembre de 2011

El amanecer del ocaso (Cuarta parte)

Mirar la tercera parte de la Odisea Astral. Da click aquí: Luna Obscura

La Luna no sabía como cambiar la decisión de su amado. Suplicaba a él para que detuviera su ataque, pero sus plegarias no fueron escuchadas. El Sol muy empedernido se cegó totalmente, parecía que nada podía aminorar su furia. Lo que más aquejaba a Luna era que no sabía por qué su Sol actuaba de esa forma. Trataba de encontrar esa razón sin obtener resultados y como no pudo hallar respuestas, hizo algo que cambio todo… extrañamente emano luz propia. El cielo se platino de un brillo que solo un astro puede provocar, tan hermoso fue que incluso el Sol se detuvo asombrado por la luz de su Luna. Una vez que la calma volvió por unos instantes dentro del caos, el astro platinado dirigió sus versos hacia su Nova.

-Hace tiempo nuestras vidas se cruzaron, y desde entonces comenzaste a ser más que una simple parte de mí. Gracias por hacerme brillar. Gracias por alumbrarme cada amanecer y regalarme miles de sonrisas.

-Gracias a ti por haber existido. Gracias por haber estado ahí para mí cuando te he necesitado, pero ahora tengo que continuar. Nunca te pedí que me siguieras, porque no me detendré.

-Estoy aquí frente a ti y no espero que te detengas, te pido que regreses a mí.

-Sabes que ya he renunciado a tantas cosas, que no me será posible volver.

-Una vez más te doy las gracias por haberme dejado estar a tu lado todo este tiempo. Ahora me doy cuenta de que no queda nada más que demostrarte… cuanto Te amo.

Sin pensarlo Luna se abalanzó contra el abismo de obscuridad, esperanzada en que este la absorbiera pues no deseaba vivir en un universo sin su Sol. Entonces todo comenzó a salirse de control y acabo por explotar. Un hermoso y destructivo color violeta se hizo presente, la intensidad de su luz fue tan grande que después de ella solo hubo penumbras y silencio.


Terremotos azotaron sin piedad a la tierra, como si toda la furia de un Dios se descargara en su contra haciendo que todo sistema existente cayera. Inmediatamente después de que todo quedo en ruinas, cayó una obscuridad total. Nadie tenía idea de que pasaría ahora que ninguno de sus dos astros estaba ahí para ellos. El mundo quedo inmerso por el caos, todos discutían su derecho a vivir a cualquier costa y estaban tan ocupados en sí mismos, que no se dieron cuenta que ellos habían sido la causa de ensuciar el alma del Sol. Las linternas y las bengalas se convirtieron en los objetos más preciados, pues ellas eran una de las únicas fuentes de luz existentes.

El poeta de la Luna; al presenciar el colapso existente, emprendió la búsqueda de su musa. Él había sido aquel que le recordó una vez a su dama de la noche, la razón por la cual había emanado luz desde siempre y fue también el único que noto a lo efímero sin sentido. Huyo a lo lejos como pudo, donde solo podría encontrarse ante su Diosa, paro justo donde la noche polar solía danzar con el aura boreal. Una vez que detuvo su paso tan acelerado, encendió una bengala roja entre el abismo y entonces se presento ante él el tiempo. Este le agradeció por intentar conservar aun la existencia de los Dioses astrales, él se sentía culpable por no haber cumplido su palabra ante el Sol. Fue entonces cuando el poeta supo que debía atreverse a expresar palabras algunas al obscuro cielo. “¿En dónde es que se esconde aquella Luna a quien han llamado Ilazki, Selene, Quilla, Isis y Lucy? Eres tú quien puede devolvernos a nuestro amado astro rey Xué. Eres tú de quien más necesita él para poder resplandecer. Eres tú la única capaz de devolverle la vida y yo confío en ti. Humildemente mi musa, te pido que devuelvan su alma hacia sus súbditos.”

Al parecer las plegarias del joven poeta no habían sido escuchadas, a pesar de todos sus esfuerzos entendió que estaba destinado a perecer con sus Dioses así que solo se dejo caer ante la nieve esperanzado por morir en el frío, mientras miraba como el tiempo se esfumaba entre la ventisca acepto su triste realidad. Entonces de la nada, todo se comenzó a convertir en una noche blanca. Extrañamente para él, el cielo se entintaba de luz blanca y tonos violetas haciendo que toda la nieve a su alrededor se tornara en un fino color platinado. “¿A caso serán realidad mis plegarias?” se preguntó. Inmediatamente se levantó y corrió hasta la colina más cercana para presenciar lo que sucedía. Guío su vista hacia el suelo y admiro como la nieve ahora se cubría por un tono rojizo lentamente, después levanto la mirada hacia el horizonte y lo que se postro a sus ojos, se hizo lo más bello que vería en su vida. No solo se trataba de la felicidad que sintió por poder vivir de nuevo con sus deidades, en realidad siempre se trató de aquel sueño de su Sol que reclamaba ser real, aquello que fomentaba en él la esperanza de emanar junto a su Luna una sola luz. Nunca antes alguien había presenciado lo que el joven poeta pudo admirar antes que todos los mortales… los astros habían fusionado sus almas.

El poeta solo sonrió sutilmente y dejó caer una lágrima por su mejilla, demostrando que se había quedado sin palabras, pues al fin los astros habían logrado ser uno mismo...


martes, 22 de marzo de 2011

Sueños delatantes

Tengo miedo de mis sueños. Siempre he tenido miedo de ellos, pero ahora sólo puedo sentir pavor. Tengo ganas de llorar, tengo ganas de tirar las armas, tengo ganas de dejarme caer ante ellos. Toda mi vida se resume en pensamientos oscuros que acaban por volverse pesadillas.
Odio esta situación, odio tener que escribir, odio esta parte de mi maldita vida. Ya no sé qué hacer, me siento patético. Es patético tener que doblegarme ante mí mismo. Odio tener que renunciar a mi vida, con tal de probar si esa es la solución.
Sólo conozco una solución realmente… Suicidio.
Aunque jamás tomaré esa solución, jamás la tomaré. No lo haré a pesar de que es la única solución que conozco, mas no significa que es la única existente. No me quiero cansar de buscar esa solución que se mantiene oculta. No me quiero cansar, pero tampoco desearía seguir perdido en la oscuridad. Pesadillas como las de hoy, son las que me demuestran cuan cerca estoy del precipicio.
La línea que divide la demencia y la razón, se hace más delgada. Hace mucho aprendí  a jugar con esa línea, fue una de las mejores épocas de mi vida. Pero ahora…  ya no es un juego y cada día me es más difícil distinguir entre los sueños, deseos inconscientes y la realidad que estoy viviendo.
A veces sólo quiero dormir y no volver a despertar.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...